Tuesday, August 5, 2008

Mis dias en Melao

Hace tres meses, el 7 de Mayo, llegaba a Melao, a Baan Saan Rak para vivir posiblemente una de las experiencias mas enriquecedoras de mi vida.

Al principio fue muy duro, estar sola, en un pueblo del Norte de Tailandia, sin hablar ni una palabra de tailandes y sin poder hablar mas de 3 minutos seguidos sin repetirme, fue duro. Pero gracias a esa soledad descubri nuevas cosas en mi, y sobre todo mi capacidad de superacion y de entendimiento del mundo, incluso cuando todo es completamente diferente a lo que hasta ese momento habia conocido.

Al mes de estar aqui me di cuenta de todo lo que habia avanzado gracias a que Sian, una chica australiana, vino a pasar un dia conmigo y a ver como era Baan Saan Rak por 'dentro'. Ella me preguntaba como habia conseguido sentirme tan bien y hacerme parte de todo esto en tan poco tiempo. Hasta ese momento no me habia dado cuenta, porque cuando entras en una rutina todo se vuelve 'normal' hasta que alguien del 'exterior' y en concreto, alguien que ha vivido en Londres, te recuerda que la vida que tu conocias y las costumbres poco tienen que ver con lo que estas haciendo ahora. La verdad, solo hay una respuesta para lograr este cambio: el amor.

Desde que llegue aqui todo, absolutamente todo ha estado marcado por el amor. Jit me abrio las puertas de su casa, de su vida, de su proyecto con todo el amor del mundo. Los ninos poco a poco me ensenaron lo que tenia que hacer con todo su amor... y yo a cambio les aprendi a querer muy rapidamente. No hay un mal gesto, un tono mas alto que otro, no hay una mala cara, no hay discusiones, rinas. Cada cosa es dicha desde el corazon, cada gesto, cada mirada esta llena de amor. Ellos me quieren por estar aqui, por ser quien soy, porque les hago compania, porque les beso y les abrazo. Jit me adora porque dice que soy un 'corazon limpio' y los ninos estan felices de estar conmigo. Da igual que no hablen ingles, ni yo tailandes (que por cierto, he aprendido rapidamente las palabras minimas para comunicarme), hay un lenguaje que va mas alla del que articula nuestras cuerdas vocales y nuestras lenguas: el del corazon.

Y la energia que siento aqui es indescriptible, hay dias en que acabo agotada fisicamente, pero no espiritualmente. Cuando estas rodeado de ninos todo el dia, te das cuenta de que ellos te dan la energia mas pura que pueda existir. Que no quieren nada a cambio, que no tienen segundas intenciones, que te quieren y ya esta. Que viven el aqui y el ahora, y no les preocupa en absoluto el pasado o el futuro...que ahora toca jugar, o comer, o lavar la ropa, o cantar, o hacer la tarea...y luego... no importa. Esto es lo que he aprendido de ellos, no importa el manana, no importa el despues, imorta el aqui y el ahora.

Esto se resume en una frase que oi hace poco: El que tiene prisa por llegar, nunca llega, el que no la tiene, ya ha llegado.

Tambien me he hecho con el pueblo, me conoce todo el mundo...me pierdo, y me llevan de vuelta a casa. Conozco un paisano de unos 60 anos que me trae y me lleva a la parada del autobus para ir a Chiang Rai, no importa la hora, ni el momento en que le llame, Mr. Ya viene en busca de la 'farang' ipso facto.

Lo que tambien me esta encantando de estar aqui es volver a la vida simple, a la vida del campo... la gente se levanta cuando amanece, y se acuesta al anochecer. Y no hay prisa por nada. Desde que estoy aqui no miro el reloj... y no sabeis la sensacion de libertad que se siente. Hay siempre alguna fiesta alrededor: cualquier excusa es buena, desde un nacimiento, hasta una casa nueva o un 'porque si'. La belleza de este lugar rodeado de campos de arroz y con las montanas al fondo te da una sensacion de paz inmensa. Lo mejor: la sonrisa de todo el mundo. Es cierto, Tailandia es el pais de las sonrisas, sin duda alguna.

Mis dias pasan entre las clases, los juegos, conocer gente que hace otros proyectos, construir la website para Baan Saan Rak, y pasar tiempo conmigo misma... en silencio, en medio de la naturaleza, contemplando la belleza de las cosas sencillas.

Todo esto ha hecho que en vez de quedarme dos meses e irme en julio, decidiera cambiar mi billete y quedarme un mes mas...hasta septiembre. Esto es asi por varias razones: la visa se me acaba y sobre todo...el viaje tiene que continuar.

2 comments:

santi said...

Gracias Miriam por este post tan lleno de energía de la buena... Me ha encantado.

Te robo una de tus frases: El que tiene prisa por llegar, nunca llega, el que no la tiene, ya ha llegado.

Encaja perfectamente con mi momento vital. Me fascina comprobar que ambos aprendemos la misma lección a miles de kilometros de distancia...

Un beso grande, grande y relleno de mucho amor.

Santi

Anonymous said...

buenooooo.... empezamos a escribir y no paramos ya, eh?? jajajja!

Transmites mogollón de buen rollito en el post. La verdad es que aunque soy chica de Plan A, Plan B, Plan C,(no lo puedo evitar) cada dia me doy mas cuenta de que mañana.. ya se verá lo que se hará, y ser feliz durante el camino.
Lo demás, ya llegará si así tiene que ser, sino, a otra cosa mariposa y sin dejarme la sonrisa de oreja a oreja olvidada en el armario.

Bueno guapi, mucho animo. Y seguimos hablando.
Qué nervios esto de estar empaquetando de vuelta a casa, que sensación más rara, felicidad/pena/emoción/incertidumbre/pero sobre todo ganas de ver lo que el futuro más cercano me depara.

un besazo enorme desde Bournemouth.
Nat.

p.d. q ganitas de ver fotitos de tus vacatas.